Productividad según Lio Messi

Miguel Carruego
4 min readMar 12, 2018

Todos los años, cuando la navidad acecha, los negocios se llenan de figuras de Papá Noel y los supermercados abarrotan sus góndolas de pan dulce con frutas abrillantadas que nadie compra, muchas personas no podemos evitar hacer balances personales.

Normalmente, yo no hago un “balance” per se de lo que ocurrió en el año, sino que me pregunto cómo puedo mejorar el año siguiente. Mis objetivos no tienen nada de excepcionales: cómo puedo ser un mejor padre, cómo puedo ser un mejor novio, cómo puedo ser un mejor profesional. Y muchas veces, esos objetivos blandos suelen venir acompañados por objetivos más duros: cómo puedo pasar más tiempo con mi hija, cómo puedo hacer más cosas con mi novia, cómo puedo ganar más dinero con mi trabajo.

En definitiva, lo que me pregunto todas las navidades (mientras el maní con chocolate se derrite en mis manos) es:

¿Cómo puedo ser más productivo?

Dar el 110%

Existe un mito, sobre todo en el mundo del deporte, que pregona que para ser excepcional hay que dar el 110%.

Esto no solo es matemáticamente imposible, sino que además es una canallada, ya que dice de manera implícita que quienes dieron el 100% podrían haber dado más.

Wise words from Ron Swanson

Entonces, si siempre doy el 100% y no es suficiente, ¿cómo hago para dar todavía más?

Distribución inteligente de la energía

En la navidad del 2017, el Barça jugó un emotivo partido frente a su clásico rival, el Real Madrid. Una vez más, Messi fue la figura y el azulgrana terminó ganando por 3–0 de visitante.

Los críticos del 10 (sí, es increíble pero hay gente que critica a Messi), alegaron que Lio “caminó todo el partido”.

Fue entonces que el diario catalán El Periódico, explicó brevemente porqué “caminar todo el partido” no es necesariamente algo malo.

Fuente: El Periódico

Esa distribución inteligente de la energía, fue lo que le permitió intervenir al menos tres veces y generar tres goles, y además alcanzar la velocidad máxima de todos los jugadores del partido: 33,5 km/h (una bestia).

Si Messi puede ganarle un partido al Real Madrid de visitante por 3 a 0 caminando todo el partido, algo estaba haciendo bien.

Lio no solo no dio el 110%, sino que literalmente caminó el 83% del partido.

¿Cómo podía llevarme esa estrategia a mi -mucho menos glamorosa- vida?

En mi caso, los partidos duran una semana, y la energía suelo distribuirla a lo largo de 5 cargados días. Al comienzo de mi carrera, siempre distribuía la energía de la misma manera:

Noob

Esta forma elemental de enfrentar la semana tiene varios defectos.

Para empezar, poner tanta energía al comienzo genera un desgaste enorme, lo que resta energía para el resto de la semana. Y además, al no dejar energía para los últimos días, muchas veces me quedaban tareas incompletas para la próxima semana (que probablemente se perdían para siempre).

Si fuese un robot, y no sufriese de ningún tipo de cansancio ni desgaste físico, esta sería la distribución ideal:

The impossible

Pero como (todavía) no es posible que un ser humano performe a la altura de una máquina, con el tiempo aprendí a distribuir mi energía y acomodé mi agenda de la siguiente manera:

The ‘Messi way’

De esta forma puedo comenzar la semana de una manera más inteligente, y además puedo llegar al viernes con suficiente energía como para terminar todas las tareas que tenía en mente. Así puedo entregar más todas las semanas, y evito procrastinar tareas constantemente.

Y vos, ¿cómo distribuís tu energía?

PD: jamás intenté compararme con Messi. Soy más bien un Riquelme sin talento y con sobrepeso.

--

--